martes, noviembre 04, 2008

Presencia de Dios

Hace unas semanas un amigo me invitó a la misa por el primer mes de fallecimiento de su padre. Dado que es mi amigo, asistí a la misa programada en la Capilla del Colegio San Agustín.
Como saben los lectores de este blog, las liturgias sean católicas o evangélicas han saturado desde hace mucho tiempo mi espíritu.
Esta de mas decir, entonces, lo tedioso que resultó para mi escuchar la robótica misa, y las repeticiones de su santidad el sacerdote que parecía apurado en terminar lo antes posible la reunión.
Pero lo que indudablemente me llamó la atención, es lo que sucedió al final. Una vez despedidos todos, un coro compuesto por cuatro personas y un pianista empezó a cantar uno de esos cantos en el que reconoces a Dios como el Señor de la creación y de la vida.
Cerré mis ojos, y empecé a cantarle a Dios. Y en efecto, Dios estaba allí, recibiendo el canto de sus hijos, de aquellos que sencillamente se le acercan.
Me emocioné en ese detalle, en saber que Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo, de los sencillos de corazón.
Aquella noche salí de la reunión feliz de haberme encontrado con Su presencia.

6 comentarios:

Dina María dijo...

Saludos cordiales desde perú, que el Señor le bendiga. Le invito a ver este sitio de un hermano cristiano de perú.

Bendiciones

Jorgix dijo...

Gracias por visitar el blog Dina Maria, y tambien desde Lima Peru te saludo y espero que siempre tengas PAZ en tu vida.

Jorge

Gusmar Sosa dijo...

Saludos brother. Te cuento que hace poco mas de un año, me encontraba en otra ciudad de visita, andaba con una amiga, en esa ciudad hay una catedral muy famosa en mi país, La Basilica, es catolica, ella me pidió que la llevara y entré junto a ella por petición. Entrando comenzó una misa no sé de qué pues entiendo poco sobre las misas, pero en medio de esa ceremonia cerré mis ojos y me dí cuenta que llevaba algunos días sin hablar verdaderamente con Dios, y comencé a hacerlo, terminé sintiendo un grato toque en mi alma y salí renovado de aquel lugar lleno de imagenes.
Saludos.

Lorena dijo...

A veces Dios habla en un trueno portentoso... a veces con un suave susurro... pero siempre habla en nuestro interior. Lo importante es saber escucharlo. El silencio de una iglesia suele ser un buen lugar para aprender a escucharlo en nuestro allí... bien adentro de nuestro corazón.

Gracias por tu visita a mi blog! :)
Lore
Lorena... ¿cuánto cobras?

Jorge Luis Barrera dijo...

Dios no ve religiones, y es por eso que su Presencia está en todo lugar...
Dios te bendiga!

Jorgix dijo...

saludos jorge luis, gracias por visitarme y como muy bien lo indicas, nadie tiene la exclusiva franquicia de Dios,
Uno lo puede encontrar en todo lugar y siempre estara dispuesto a abrazar a aquellos que lo buscan

Jorgix