sábado, agosto 09, 2008

Facundo Cabral - Corre, corre Jesús

Los artistas de nuestro tiempo de una u otra forma tocan de manera inteligente las fibras más delicadas del corazón humano y con ironía muchas veces nos hacen ver la religiosidad que la gente en su afán de sentirse cómodo crea a su alrededor.
Me llama la atención un fragmento de la letra que dice: "¡Jesús escapa del templo! donde el cura lo encadena, y el vendedor de Biblia lo ofrece en doce cuotas", que sin duda nos hace ver dos de los grandes errores que se comete en el nombre de Dios.
Para muchos, el templismo (ir necesariamente a un lugar supuestamente "sagrado") se ha convertido en sinónimo de cristianismo, cuando en realidad Dios busca que le adoren en espíritu y en verdad, y esto puede suceder en todo lugar y tiempo.
Y el otro error es que la religión se ha convertido en el medio de vida de mucha gente, que comercializa el nombre de Dios y hasta vive de ello.
¡¡Corre!!, ¡Corre! ¡Jesús!


1 comentario:

Jason Winton dijo...

Jorgix:

Gracias por estas palabras muy importantes para todos nosotros quien nos llamamos Cristianos. Comercializar a Cristo es un error que seguramente tiene sus raizes en la economia global de EEUU (mi pais). Nosotros los Cristianos de EEUU, desafortunadamente, hemos traido la influencia colonial (economicamente tanto como culturalmente) a travez de nuestro mensaje "Cristiano." Ahora el mundo Cristiano tiene mala fama en la opinion de muchos por la corrupcion de la fe y las comunidades donde crece. El amar al dinero (o poder o sexo o violencia) es plenamente un pecado (ni importa si lo baptizamos con palabras biblicas). Ese pecado tiene consecuencias dolorosas para todos nosotros, incluyendo la creacion que Dios ama (Romanos 8:19-23).


Saludos de tu amigo lejano,

Jason Winton