viernes, agosto 10, 2007

El carácter de Jesús: ¿ascético o alegre?

Estaba leyendo este libro de Eduardo Arens, titulado "El humor de Jesús y la alegría de los discípulos" y pude encontrar algo más de la persona de Jesús que me motiva a admirarlo y declararlo como mi Señor. Enseguida el fragmento:

"Nada indica que Jesús fuera un hombre ascético. De hecho se lo criticaron; no solo no ayunaba sino que fue tildado de “comilón y borracho” (Lc 73,4 Q). Se le contrastó con Juan el Bautista conocido por su ascetismo, que “no comía pan ni bebía vino”. Ya antes apuntando a sus discípulos se lo criticaron: ¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan? (Mc 21,8), se sobreentiende que los discípulos siguen el ejemplo del maestro. Los hombres de la ley (fariseos, escribas y afines) concebían la relación con Dios en términos de sacrificios y ayunos; Jesús la proclamaba con una relación de fiesta y alegría. Por eso su propuesta fue tajante: ¿Acaso van a ayunar los invitados a bodas mientras el novio esta con ellos?
A sus discípulos les dejo arrancar espigas el sábado para satisfacer su hambre, y ante la critica de los fariseos los defendió (Mc 2,23 ss par). No solo eso, sino que para sus discípulos del bautista y los fariseos. ¿La razón? “el novio (Jesús) esta con ellos” (Mc 2,19 par). El ayuno se asociaba con la penitencia y con el duelo. Y por si fuera poco en ese espíritu festivo añadió “Nadie echa vino nuevo en pellejos viejos porque si lo hace el vino reventara los pellejos y se echaran a perder el vino y los pellejos” (v.22 par), A lo que Lucas añadió: “Nadie después de beber el vino añejo quiere el nuevo porque dice El añojo es mejor” (5,39). Hablar de vinosos trae a la memoria el relato de bodas de cana donde la contribución de Jesús no es otra que animar la fiesta: proporciona nada menos que seis tinajas enormes llenas de vino hasta el borde (¡unos 120 galones!). A todo eso podemos añadir las parábolas basadas en fiestas y bodas. A los discípulos les aseguro en el curso de la ultima cena que celebra con ellos “no volveré a beber del fruto de la vida hasta el día en que lo beba con ustedes de nuevo en el reino de mi padre” (Mt 26,29). Es que Jesús no era un estoico. Invitaba a alegrarse, a celebrar; los sentimientos para él cuentan, no son indiferentes ni deben ser anulados...
Jesús invitaba a una actitud positiva frente a la vida, una actitud de alegría y esperanza de un mundo mejor confiado en la paternidad de Dios “ámense unos a otros, como yo los he amado” es la síntesis de su propuesta para la humanidad renovada. El reinado de Dios, que es un reinado de vida, de integridad y dignidad humana, de verdad y solidaridad, de sanación y fraternidad, esta a nuestro alcance. Y es que Dios es por antonomasia “Padre”. Aquel que conocía tan bien a Dios, Jesús, lo puso de relieve enfáticamente con sus palabras y con sus actitudes y praxis concretas. Esa concepción de Dios que Jesús tenia producto de su vivencia mística con él, por chocar con la de los fariseos y afines, esta en el trasfondo de su tragedia, de su eventual ejecución “en nombre de Dios” del Dios idolatrado."

4 comentarios:

Jose Víctor dijo...

Me gustó mucho lo que has recogido sobre la personalidad de Jesus. Rompió esquemas, no es cierto?....
Dios te bendiga

Jorgix dijo...

Hola José Victor, la persona de Jesús, siempre nos sorprende y creo que uno esta constantemente conociéndole más.

Un abrazo desde Lima Perú.

Jorge

GUSTAVO dijo...

Salud Jorge:

Considero de mucha importancia el hablar de "la jovialidad de Jesús", sobretodo en un mundo que se ha olvidado de sonreir.

En Jesús nos encontramos con la humanidad perdida del hombre (no es en vano que Pablo llama a Jesús el Segundo Adán. Ese Jesús que transmitía vida y que amaba la vida, es el paradigma de las Comunidades de hoy. Las Comunidades han de vivir en plenitud y comunicar esa "Vida Abundante".Vida que incluye, que dialoga, que reflexiona, que tolera, que aprende, que se da.

Hagamos un brindis por esa vida que nos comunica Jesús. ¡Salud Jorge!

Shalom,

Gustavo.

Jorgix dijo...

Salud Gustavo, para tí y toda tu familia,

Espero verte pronto.

Jorge Chávez