sábado, noviembre 17, 2007

El Siervo Eficaz

Les alcanzo un fragmento del libro escrito por José Luis Ochoa titulado "El siervo eficaz", que ha impactado mi vida por ser de aquellos libros que muestran un enfoque sano en el quehacer pastoral en la Iglesia. Este fragmento esta relacionado a las competencias que incrementarán nuestra eficacia para ayudar a otros:

"D) Buscar influenciar en lugar de dominar. Se trata de sembrar, de ser un jardinero que pone semillas en el corazón de las personas. Recuerda que “no hay nada más consecuente que una semilla”. Una persona que influencia, es una persona que siembra en corazones, riega con amor sincero y luego, (como no hay nada más consecuente que una semilla, y si la tierra es buena) logra que del corazón de la persona a la que sirve, broten acciones y se generen cambios para el logro de la tarea o meta. “Siembra semillas buenas, nútrelas y reconoce los frutos”

E) Engrandecer a la persona a la que sirve. No me refiero a inflar egos o lanzarlos a la fama, me refiero a “engrandecer”, ayudarlos a crecer, a madurar, a llegar a ser responsables en la construcción de un futuro transformador. La grandeza muy poco tiene que ver con las espectacularidad, está más vinculada con el tiempo dedicado a las victorias internas.

Un siervo que engrandece tiene dos características:

- Huye de la manipulación y la dominación. Es una consecuencia lógica que al servir eficazmente a una persona ganamos influencia sobre ella. Mas debemos seguir siempre teniendo una actitud de “temor” para no caer en ser devoradores de hombres en lugar de siervos eficaces.

- Tiene una alegría enorme con las victorias de otros. Ya superó el pensar que la victoria de uno, es la derrota del otro. Sabe que cuando se trata de victorias que engrandecen, no tienen por qué haber perdedores. Además, ver reproducidos en otros victorias similares a las nuestras jamás nos quitan alegría, nos dan un sentido de trascendencia y gratitud.

Algo que me ayuda cuando trato de engrandecer a la persona que sirvo, es identificar sus fuegos interiores, su misión personal, y vincularlo lo más que pueda con la tarea que desempeña. Luego, el logro de la tarea será el combustible para el logro de otra tarea más que lo engrandezca en sus fueros internos".

Usado con permiso del autor.

2 comentarios:

Keyly dijo...

Hola..:D
Esto que posteas, está muy interesante, realmente para ser siervos eficaces, se necesita de lo que alli describes..:D..gracias por compartir esto q lees, es hoy para mi de bendición, es algo asi como DEJAR DE PREOCUPARSE TANTO, en cambio llegar a CONFIAR MÁS..:D.
Trataré de seguir pasando, me gusta el sitio :D
Desde Venezuela un abrazo y muchas bendiciones :D

Jorgix dijo...

Gracia Keyly por escribirme y por leer estas líneas, tu comentario me anima a seguir posteando temas de interés para la iglesia de Dios, a la cual amo y deseo que crezca según los planes del Señor.

Un abrazo a todos los hermanos de Venezuela.

Jorge Chávez